Increíbles Propiedades y Beneficios de la Albahaca

Esta planta es muy usada en la cocina mediterránea para aromatizar todo tipo de platos: ensaladas, pastas, arroces, cremas y salsas, etc. En la medicina natural se la conoce por sus propiedades digestivas y reguladoras del sistema nervioso.

Enlaces Patrocinados

Esta hierba baja en calorías es rico en propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antibacterianas. Además, ofrece nutrientes esenciales como las vitaminas A, C y K, así como manganeso, cobre, calcio, hierro, magnesio y grasas omega-3. Todos estos nutrientes son muy buenos para su salud en general.

albahaca beneficios

SUS BENEFICIOS MARAVILLOSOS

LA FIEBRE Y RESFRIADO COMÚN:

Durante la estación lluviosa, en época de resfríos, inclusive  cuando la malaria y el dengue acechan, las hojas tiernas de albahaca, cocidas como té, actúan como preventivo contra esas enfermedades. En el caso de las fiebres agudas, una decocción de las hojas hervidas con cardamomo en polvo en medio litro de agua con un poco de miel reduce la temperatura. Tomar cada dos o tres horas, también funciona muy bien en niños. Masticar hojas de tulsi (albahaca morada) alivia el resfriado y la gripe.

Enlaces Patrocinados

DOLOR DE GARGANTA:

El agua hervida con hojas de albahaca se puede tomar como bebida en caso de dolor de garganta. Esta agua también se puede utilizar para hacer gárgaras.

TRASTORNOS RESPIRATORIOS:

La hierba es útil en el tratamiento de trastornos del sistema respiratorio. Una decocción de las hojas, con miel y jengibre es un remedio eficaz para la bronquitis, el asma, la gripe, la tos y el resfriado. Una decocción de las hojas, clavos y sal marina también da alivio inmediato en caso de influenza. Se deben hervir con medio litro de agua hasta que sólo la mitad del agua quede y tomar.

LOS RIÑONES:

La albahaca tiene un fuerte efecto en el riñón. En el caso de cálculos renales el jugo de las hojas de albahaca y miel, si se toman regularmente durante 6 meses, puede hacer que se expulsen a través del tracto urinario.

ESTRÉS:

Las hojas de albahaca se consideran como un “adaptógeno” o agente anti-estrés. Estudios recientes han demostrado que las hojas producen una significativa protección contra el estrés. Estos se logra al masticar  hojas de albahaca dos veces al día para prevenir el estrés (hasta 12 hojas).

El aroma a albahaca posee propiedades que ayudan a calmar los sentimientos de tristeza y falta de claridad mental usualmente asociados con la depresión.  Calma la fatiga y las presiones o estrés del trabajo que pueden inducir a la depresión. Estos beneficios también se pueden lograr a través de un masaje de aceite esencial de albahaca.

INFECCIONES BUCALES:

Las hojas son muy eficaces para úlceras e  infecciones en la boca. Unas cuantas hojas masticadas pueden curar estas enfermedades además de refrescar tu aliento. Esta hierba es muy útil en los trastornos de los dientes en general.

Sus hojas, se pueden secar al sol y se hacen en polvo, para ser utilizadas para el cepillado de dientes. Esto es muy bueno para mantener la salud dental, contrarrestando el mal aliento y para masajear las encías manteniendo estas sanas.

PROPIEDADES ALBAHACA

PICADURAS DE INSECTOS:

La hierba es un profiláctico o preventivo y curativo para las picaduras o mordeduras de insectos. Una cucharadita de jugo de las hojas se toma y se repite después de unas pocas horas. El jugo fresco también debe ser aplicado a las partes afectadas.

Una pasta de raíces frescas es también eficaz en el caso de picaduras de insectos y sanguijuelas. Aplicado localmente, el zumo de albahaca es beneficioso en el tratamiento de la tiña y otras enfermedades cutáneas.

DOLORES DE CABEZA:

La albahaca es una buena medicina para el dolor de cabeza. Una decocción de las hojas se pueden dar para este trastorno. Hojas machacadas mezcladas con pasta de madera de sándalo también se puede aplicar en la frente para conseguir el alivio del calor, dolor de cabeza, y para proporcionar una sensación de bienestar en general.

CÓMO CULTIVAR TUS PROPIAS ALBAHACAS

Enlaces Patrocinados

Paso 1: Encuentra un tallo que tenga 6 o más hojas en él. Cuanto más largo sea, mejor.
Paso 2: Separa el tallo del resto del grupo cortando con tijera.
Paso 3: Cortar las hojas superiores o las flores y las hojas de la parte inferior justo en el punto de origen o donde se une al tallo.
Paso 4: Colocar en un frasco con agua.
Paso 5: Espera y te sorprenderá ver que tu tallo poco a poco comenzará a dar raíces que crecen en una semana.
Paso 6: Trasplanta en una maceta con tierra y disfruta de albahaca todo el año!


Comments

comments